Gil rehúsa mediar en el conflicto laboral de la OTA

OTA

Los grupos Goazen Bilbao, EH Bildu y Udalberri han defendido este jueves en pleno que el Gobierno local y, en concreto, el concejal de Movilidad, el socialista Alfonso Gil, mediara en el conflicto laboral de la OTA entre empresa y plantilla, que se encuentra en huelga desde el pasado 2 de enero. Sin embargo, el Gobierno local, por boca del edil “responsable político último” del servicio de OTA ha rehusado mediar, porque, según ha dicho, a él “no le compete” la mediación, sino “tutelar el servicio”.

El colectivo de trabajadorxs reclama la readmisión de las siete personas expulsadas y la negociación del convenio colectivo. La concesionaria, Eysa-Cycasa, les ha propuesto unas condiciones laborales que rebajan considerablemente las que tenían en el anterior convenio con Gertek pactado hasta 2011.

Entre otras cuestiones, la nueva empresa les propone aumentar el salario un 12% hasta el 2020 pero, a cambio, también les incrementa la jornada laboral en 220 horas en tres años, lo que supone una pérdida anual del 2,5% del poder adquisitivo.

Asimismo, les elimina las horas de libre disposición y también rechaza contratar a personas que sustituyan a las que se encuentren de baja por una enfermedad de larga duración.

Chantaje

El comité de empresa rechaza de plano estas condiciones porque supone empeorar su situación laboral. Asimismo, exige la readmisión de los compañeros y advierte de que la razón aducida por la empresa, de bajo rendimiento, no es cierta, ya que si no, no hubiera esperado para echarlos en diciembre cuando la supuesta irregularidad la cometieron en julio. En su opinión, se trata de un chantaje en la negociación del convenio para poder pagar las sanciones que les ha impuesto el Ayuntamiento por el mal funcionamiento de la OTA y que superan los 121.000 euros. 

Respecto al servicio de OTA en sí, al tratarse de un sistema pionero, ha resultado complicado desde el punto tecnológico y operativo. Sin embargo, se ha dado un tiempo para que las cosas se encarrilen y, aun así, el servicio funciona como el rosario de la aurora, lo que ha llevado a que haya habido 3.600 quejas en una semana de octubre y 1.256 en otra de noviembre.

Los parquímetros suelen tener problemas de funcionamiento, las tablets que utilizan las y los oteros también sufren problemas. Debido a esta cuestión y a que las y los empleados no tienen la potestad de retirar denuncias cuando se producen errores, la ciudadanía se molesta y, en al menos seis ocasiones, ha agredido a la plantilla.

Es decir, el sistema que, quizás en un futuro será la pera limonera, en el tiempo que lleva funcionando es una absoluta chapuza que no evita que haya coches lapa ni tampoco permite la rotación deseada, además de que vuelve locas a las personas usuarias porque para presentar alegaciones por una multa, que, por cierto, ha aumentado de 12 a 30 euros, deben acudir a las oficinas municipales a presentar recurso. Y son las técnicas del Área quienes responden a esa multa, no la persona vigilante de OTA que se la ha impuesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s